Iniciar Sesion en Hotmail en Español y Entrar

Hotmail es un servicio que ha perdido bastantes adeptos en los últimos tiempos. La razón de ello es que se solía asociar con el sistema de mensajería Messenger que empezó a quedarse atrás cuando se lanzaron al mercado otros servicios como los que pueden ofrecer las redes sociales o, incluso, Skype.
A pesar de que Messenger desapareció, lo cierto es que el correo electrónico de Hotmail todavía cuenta con una gran cantidad de seguidores por lo que no debes de pensar en ningún momento que el sistema se va a destruir ni mucho menos: es decir, que tus correos van a estar a salvo.
A continuación, hemos preparado un extenso tutorial en donde te vamos a enseñar como iniciar sesión en Hotmail, así como que sepas cómo enfrentarte a algunos de los problemas más habituales con los que te puedes llegar a presentar en el caso de que no consigas conectarte.

hotmail-iniciar-sesion

Consideraciones antes de iniciar sesión en Hotmail

Debes de cumplir con dos condiciones:
Dirección de correo electrónico: Tienes que saber exactamente cuáles tu dirección de correo electrónico. Será del tipo [email protected]hotmail.com, aunque nadie te puede ayudar a averiguar qué letras o caracteres se esconden detrás del XXX, ni tan siquiera con los sistemas de recuperación de tu cuenta. Mucho nos tememos que, en el caso de que no conozcas esta información, te vas a quedar sin iniciar sesión.
Contraseña: Por supuesto, también tienes que saber la contraseña asociada a la cuenta. En el caso de que la hayamos olvidado (por ejemplo, por si llevamos mucho tiempo sin entrar, existen algunas opciones de recuperación bastante interesantes. A continuación, profundizaremos sobre ello.
Antes de seguir, debes de saber que lo que nosotros conocíamos como Hotmail, ahora se llama Outlook.com pero, en principio, es lo mismo, solo que se ha variado ligeramente la interfaz y que se han añadido algunas funciones que pueden ser muy interesantes.

 

Iniciando sesión paso a paso en español

1) En el caso de que estés probando desesperadamente toda una gran cantidad de contraseñas, o de direcciones de correo electrónico, y no te funcione ninguna, no debes de desesperarte ni seguir intentándolo. La razón de ello es que los servidores disponen de algunos sistemas de seguridad muy sofisticados que analizarán todos estos errores y determinarán si se trata de algún tipo de robot que está intentando romper los sistemas de encriptación. Si esto ocurre, de llegar a producirse que la cuenta se bloquee y que la forma de desbloquearla sea muy complicada. Si ves que las contraseñas no funcionan, espérate un tiempo antes de seguir probando y, de esta manera, evitarás problemas de importancia.

2) Te recomendamos que intentes pensar en la última vez que iniciaste sesión, que contraseña utilizaste, en lugar desde el cual te conectaste a Hotmail (en España hotmail.es), así como cualquier otro detalle que pueda ser importante. Muchas veces tenemos la solución en nuestra mente, pero estamos tan ansiosos por entrar al correo, o tenemos tanta prisa, que estamos metiendo la pata reiteradas veces siendo la culpa nuestra al 100%.
3) Uno de los problemas más habituales que nos podemos llegar a encontrar en el momento en el que tecleamos la contraseña es tener activada la tecla de mayúsculas. Es importante que sepas que los sistemas de Hotmail, así como casi cualquier entorno en el que podamos entrar a día de hoy, distinguen entre mayúsculas y minúsculas. No es lo mismo teclear tu contraseña en letras mayúsculas, en letras minúsculas o en combinación de las dos anteriores. Para el sistema, si tú escribes, por ejemplo, “CONTRASEÑA”, “contraseña” o “Contraseña” serán completamente diferente. Recuerda si has escrito la contraseña o algunas partes de la misma, de esta manera, podrás averiguar la contraseña sin problema
4) No es raro que el sistema de Hotmail se pueda llegar a caer: revisa que el servidor está funcionando de la manera correcta. En ocasiones no podemos conectar y nos volveremos locos intentando saber porque nuestra contraseña no funciona, a pesar de que la culpa no es nuestra. Si tienes algún tipo de duda, siempre puedes buscar información a lo largo de Internet en donde podrás determinar si el servicio está online, o bien si tenemos que esperar algún tiempo para que se había restablecido.
5) Puede darse el caso de que el problema que estés teniendo este ubicado en el ordenador o en el dispositivo en el que te encuentras en ese momento. Antes de empezar a volvernos locos, no nos vendría mal probar otro dispositivo. Si el problema persiste, quizá el problema se encuentre en la conexión a Internet, por lo que o bien, vamos a casa de un amigo para probar la suya, o bien reiniciamos el router para ver si te esta manera lo arreglamos.
6) Recuerda que si el problema es mucho más grave (por ejemplo, si sabes que tenías una determinada contraseña y hasta el sistema te dice que las cambiado hace poco, cuando tu no lo has hecho) lo que debes de hacer es ponerte en contacto con el servicio técnico de Outlook para que te den una respuesta. Para hacerlo, es posible que tengas que pasar por toda una gran cantidad de filtros en donde te pedirán información específica en base al resultado que quieras conseguir… Sin embargo, antes de maldecir al sistema, debes de saber que estos filtros ayudarán a evitar que cualquier persona pueda robar tu contraseña sin que puedas hacer nada.

 

Solucionando algunos de los problemas más habituales de Hotmail

“La contraseña no es correcta”

Si te dice que la contraseña no es correcta, puede haber ocurrido toda una gran cantidad de eventos que pueden haber confluido en este tipo de situación: lo más habitual es que no la recuerdes y pienses que lo que estas utilizando es la adecuada. A fin y al cabo, estamos hablando de que el sistema de Hotmail ya no se utiliza tanto como antes y existe la posibilidad de que estés utilizando la misma contraseña que, por ejemplo, tienes ahora mismo en sistemas como Gmail.

Si te has olvidado de tu contraseña….

Cuando inicias sesión, en la parte de abajo te aparecerá pequeño enlace con el texto de olvidado mi contraseña.
Marcamos la opción y tendremos que rellenar los siguientes datos:
Correo electrónico o teléfono: Una de las modernidades que nos trae Hotmail es que nos deja asociar una cuenta con nuestro teléfono móvil (a fin y al cabo es una buena idea porque el teléfono siempre lo tenemos a nuestra merced y si, por ejemplo, necesitamos recibir un código, estaremos seguros de que lo recibimos nosotros y no una persona no autorizada).
Captcha: Este recuadro se debe de completar para pasar la verificación anti robots. Es cierto que esto puede llegar a parecer algo tedioso en un primer momento, pero tiene su razón de ser. Al igual que en cualquier otro tipo de página web, son muchos los programadores los que crean scripts especiales para poder hacker el servidor. Gracias a la actuación de este tipo de herramientas, evitará que el número de peticiones sea muy elevado y minimizará la posibilidad de que la intrusión sea posible.
Una vez que hayamos rellenado estos campos, nos aparecerán, a su vez, tres opciones diferentes:

 

Enviar código de seguridad a XXX****@hotmail.com

En importante que te quedes con la estructura: cuando hablamos del prefijo XXX nos referimos a que tan sólo podrás tener acceso a unas ciertas palabras que componen el correo electrónico. Es decir, que, para salvaguardar la seguridad del sistema, no te va a decir la dirección de correo electrónica completa y luego te vamos a decir el porqué.
Esta dirección debe de haber sido previamente introducida en la configuración de la cuenta, concretamente como dirección alternativa de recuperación. Es decir, que el sistema te va a enviar un código a esa cuenta que luego introducirás en Hotmail para poder acceder de nuevo a tu bandeja de entrada.
Truco: Hotmail elimina cuentas de correo electrónico en el caso de que no hayamos entrado en ellas durante algún tiempo. Esta razón, es bastante común encontrarse a algunos usuarios que quieran recuperar sus cuentas anteriores, pero, cuando utilizan este sistema de recuperación, se dan cuenta de que van a recibir el código en cuentas que ahora mismo ni tan siquiera existen… ¿Qué es lo que podemos hacer en esos casos? En realidad, es bastante sencillo e intuitivo.
Si reconoces la cuenta adonde te van a mandar el código, pero ésta no existe, lo que nosotros podemos hacer es crearla.
Si te sabes la sintaxis correcta, crearás una nueva cuenta con el mismo nombre, ejecutarás de nuevo el proceso de recuperación y conseguirás el código como si nada hubiera pasado.
Por esta razón, se ocultan la mayor parte de los caracteres de la dirección de correo alternativa: si un usuario accediera a este tipo de información y no estuviera autorizado para ello, el mismo podría crear esta dirección de correo y suplantar la identidad de tu cuenta.

Enviar mensaje a ******XX

Este proceso es similar al anterior solo que esta vez vamos a utilizar nuestro número de teléfono. Al igual que ya hemos visto, aquí lo único que se nos va a indicar son las dos últimas cifras para poder salvaguardar nuestra privacidad.
Por lo general, se considera un método mucho más efectivo por las razones que ya hemos comentado anteriormente, nadie va a tener nuestro teléfono a su disposición y el código tan sólo lo vamos a recibir nosotros.
Sin embargo, existe un pequeño problema a considerar y es que es posible que nos hayamos cambiado de teléfono desde que no utilizamos la cuenta. Por esta razón, puede que en este apartado aparezca un número de teléfono antiguo. Si esto es lo que nos ha ocurrido, lamentablemente no nos podemos decantar por esta fórmula de recuperación de contraseñas: una vez que hayamos entrado con otra manera, será tan sencillo como acceder a las opciones de la cuenta, justamente al apartado del teléfono móvil, asociar el nuevo terminal y evitar que podamos experimentar otra vez el problema de cara al futuro.

 

No tengo ninguna de estas pruebas

En el supuesto de que no hayamos conseguido acceder a la cuenta de recuperación y ni tan siquiera tenemos el teléfono móvil al cual se va a enviar el código, lo tenemos bastante complicado, pero, aun así, existe la opción de “no tengo ninguna de esas pruebas”.
Será entonces cuando el sistema de Microsoft te llevará al apartado en donde encontrarás un extenso formulario a través del cual tendrás que rellenar la máxima información posible en referencia a la cuenta: por ejemplo, te pedirá tu nombre y tus apellidos completos, la dirección en la que resides, los números de teléfono que has utilizado, las direcciones alternativas que has empleado en la cuenta, las claves que has podido utilizar y que recuerdas, los contactos que tenías, el nombre de algunas de las carpetas que utilizamos para clasificar tus correos electrónicos, así como cualquier otro detalle que pueda ser importante.
Debes de saber que, a diferencia de los procedimientos anteriores, aquí vamos a contar con la ayuda de una persona física que se va a encargar de poder determinar si esta información es realmente verídica.
Es un proceso bastante complicado porque el hecho de que seas capaz de recordar esta información, sobre todo si la cuenta tiene algo de tiempo, es todo un reto para tu mente. No hace falta que aciertes en todos los campos al 100%, se te puede haber pasado algún pequeño detalle. A fin y al cabo, finalmente quien tendrá la decisión de devolverte o no la cuenta será un técnico de Microsoft.
También te tenemos que recordar que no es simplemente un proceso en el que tenemos que probar suerte: si insistimos demasiado, corremos el riesgo de que el sistema no nos tome en serio y que, por mucho que podamos acertar de cara al futuro, no consigamos recuperar la cuenta jamás.

 

Sabes cuál es tu contraseña, pero no puedes iniciar sesión

Este problema también se puede llegar a producir. Es posible que recuerdes tu contraseña al 100% y que no exista la posibilidad de que te estés equivocando en ella (que hayas constatado los puntos anteriores sobre si está pulsada la tecla de mayúsculas, así como cualquier otro tipo de consideración a tener en cuenta).
En este caso, desde los tutoriales de Outlook nos recomiendan que revisemos la dirección de correo electrónico porque existe la posibilidad de que no esté escrita correctamente.
Además, analiza que estés escribiendo el dominio adecuado.
Ahora mismo, en la página de Outlook tan sólo se pueden utilizar tres dominios diferentes: Hotmail.com, live.com y Outlook.com.
Si hacemos memoria, nos damos cuenta de que esta plataforma de Microsoft en nos dejaba iniciar sesión con otros dominios diferentes (por ejemplo, con el ya extinto Passport.net); sin embargo, hasta el momento no se nos da este tipo de soporte por lo que si tenemos una de estas cuentas, de momento ya nos podemos ir despidiendo de iniciar sesión en ellas.

 

Creo que otra persona está utilizando mi cuenta de Microsoft

Esto se puede saber básicamente centrándonos en dos criterios principales:
1) Si un amigo o amiga está recibiendo correos electrónicos tuyo en formato de spam, si está realizando publicaciones en tu nombre, si está intentando realizar cualquier otro tipo de suplantación, entonces deberíamos marcar esta opción para ver qué tipo de solución nos pueden llegar a ofrecer.
2) Sin embargo, cuando un correo es catalogado como spam directamente aparece en la carpeta de “no deseado”. Con esto te queremos decir que si un hacker utiliza tu cuenta de correo para mandar spam, posiblemente tus amigos no te puedan alertar de ello porque ese mensaje pasará desapercibido. Por esta razón, una de las mejores maneras para poder detectar este tipo de comportamiento es el momento exacto en el que iniciamos sesión. Es posible que nos aparezca un texto del estilo de “has cambiado la contraseña hace X días”, cuando tu realmente ni lo has hecho.
En cualquiera de los dos casos, tienes las evidencias suficientes para marcar esta opción.
Si sigues el procedimiento, te darás cuenta de que llegarás al mismo punto que las opciones anteriores: ya sabes, el que te daba las opciones de enviar un mensaje con un código de seguridad a una cuenta de correo electrónico, a un teléfono móvil, o rellenar un formulario de contacto para determinar nuestra identidad.
Sin embargo, existe una diferencia bastante característica y es que los técnicos del sistema analizarán cualquier tipo de comportamiento extraño para poder determinar si, efectivamente, ha existido algún tipo de intromisión en tu cuenta.

 

”La cuenta no existe”

A lo largo de todos estos últimos años nos hemos encontrado toda una gran cantidad de mensajes que hacían referencia a que la propia plataforma de Microsoft era capaz de borrar aquellas cuentas que no se utilizaban. La gran mayoría de estas referencias eran fraudulentas y lo único que querían era hacer que se extendiera el caos entre todos los seguidores de este tipo de sistema de mensajería.
Desgraciadamente, en las políticas de privacidad de Outlook podemos encontrar algunas cláusulas que hacen referencia al tiempo máximo que puede existir una cuenta en el caso de que no se le de uso (por lo general, calcula unos tres o cuatro años, aunque siempre puede haber excepciones).
Puede darse la situación de que conozcas exactamente la dirección de correo electrónico que has utilizado y, es más, hasta sabes la contraseña y no tienes ningún tipo de duda sobre ella, pero, desgraciadamente, cuando introduces todos estos datos en la plataforma te das cuenta de que no consigues entrar. Es más, te puede llegar a parecer el mensaje de “no se reconoce esta cuenta de correo electrónico”.
En este caso, debes de saber que has perdido todos tus correos electrónicos y tu agenda de contacto que tenías en el momento en el que iniciase sesión. Si esto no te importa demasiado, y lo único que quieres es recuperar la cuenta, entonces estás de enhorabuena.
Lo único que tendrás que hacer es crear una nueva cuenta y utilizar esa dirección de correo electrónica: una vez que lo hayamos hecho, ya tendremos la dirección a nuestra entera disposición… De lo único de lo que tenemos que preocuparnos es de mantenerla en esta ocasión para evitar que nos la puedan llegar a cerrar de cara al futuro.

 

Problemas con software de mensajería de Hotmail

Y, finalmente, también podemos tener algunos problemas que se darán en aplicaciones externas a la propia web. Por lo general, Hotmail te ofrece su aplicación de Outlook para ni tan siquiera tener que conectarnos a la página, será tan sencillo como bajarnos la aplicación, configurar todos los datos pertinentes y, estaremos sincronizando e-mails en todo momento.
Pero podemos tener también problemas con estas aplicaciones:
-Es posible que hayamos configurado mal algunos datos como el sistema de configuración POP3, o STMP. En cuyo caso, conviene revisarlos (esta información la podemos encontrar directamente en la plataforma de Hotmail).
-También se puede llegar a dar el caso de que sea ya producido alguna actualización de seguridad y la aplicación que tenemos actualmente no da soporte para ello. En este caso, o bien actualizamos la aplicación o, si sigue sin funcionar, nos ponemos en contacto con el soporte.
Aunque Outlook es la aplicación oficial para descargar e-mails de esta plataforma, lo cierto es que también podemos encontrar otras alternativas mucho más funcionales y estables: como, por ejemplo, Thunderbird.
El problema de ello es que, como no es una aplicación especialmente aprobada por la compañía, en ciertos momentos se pueden producir problemas, aunque la comunidad no tarda en arreglarlos.

 

Y estos son algunos de los problemas que podemos encontrarnos al entrar en hotmail y las diferentes estrategias de actuación para poder solucionarlos cuanto antes. Si sigues esta guía a rajatabla, no deberías de tener problemas para conseguirlo.